Me encanta Ren y Stimpy. Cuando era transmitido hace unos 25 años en TV, la verdad no los apreciaba tanto como los aprecio ahora. Hoy en día me parece la caricatura definitiva de una generación y el cambio que necesitaba la animación en su momento.